Laura Zita

Posts Tagged ‘sexo mariposas pasion cuento piel libertad’

Gime mariposas dentro de mí

In Cuentos on febrero 22, 2012 at 4:33 am

Deliciosa piel de seda que se derrite en mis manos. Deliciosa piel cálida y joven que me envuelve y acaricia con sueños de libertad y fuga. Hombros redondos y fuertes, pecho apacible y carnoso, garras ansiosas de lujuria y deseos encarnados en la costumbre. Lo tuyo es amar, morder, destrozar, venderte al mejor postor. Engatusar con tu lengua venenosa para conseguir lo que deseas. “La primera es por la casa”, dijiste… mientras tu cuerpo joven y radiante se deslizó dentro del mío. “

¿Cuántas veces vas a querer hacerme el amor?”, preguntaste…

Una, mil, un millón… hasta que mi cuerpo se harte del tuyo. Hasta que mis oídos se sacien de tus historias, de tu aventura, del brillo de la novedad. Un día, dos, tres, diez.

¿Cuánto tiempo hasta que encuentres otra consumidora de tus deseos? Otra más que quiera saltar a la piscina de tu piel, a tus besos profundos y largos, a tus grandes manos que estrujan, a tus dientes que muerden y arrancan pedacitos de suspiros.

Finges paciencia mientras me haces quitarme la ropa, mientras envuelves mis oídos con palabras amorosas y tiernas. “No te debe dar pena, nunca debe haberla entre un hombre y una mujer, mientras los dos quieran”, dijiste…

Mi ropa cae sola, mientras mis entrañas claman por sentirte dentro, caliente, intenso, una y otra vez… una y mil veces más. Te deseo tanto, tan ardientemente. Mis labios te aprisionan a mi boca, mis manos guían las tuyas sobre mis senos, mi entrepierna que se prepara para tu embiste.  Muerdo lentamente tus brazos mientras me tomas profundamente hasta hacerme gritar. La cabeza me da vueltas mientras siento como me partes en dos, en una rara combinación de dolor y deseo. Mas adentro, más, muerde, rompe, gime mariposas por debajo de mi piel. Quema mi helado corazón con mentiras de seductor. Susurra mimos en mis muslos, sigue las líneas de mi derrier con tu lengua, dibuja flores de saliva en mis corvas.

Embiste, ataca como una bestia feroz, rompe mi cama, mis barreras, mi cordura. Toma mis manos con fuerza por encima de mi cabeza, sujeta mis muñecas y hazme sentir tu poder. Hoy soy tuya, solo por unos minutos, unas horas, sin condiciones, sin protecciones.

Seductor de palabras venenosas, de mil y una frases, de halagos y galanteos prediseñados. Llenos de verdades y mentiras, de una larga lista de amantes ingenuas y experimentadas en el sufrimiento y el dolor. Sabes leer mi pena, sabes que decir, que botón pulsar, púlsalo así suavemente con tus dedos, que se entremeten nuevamente en mi piel húmeda e invitante. Gime mariposas dentro de mi piel… una y otra vez.

Tu tierno cuerpo, tu sonrisa honesta me engaña, me regala eternidad solo hoy. Tuya, mío, todo, nada. Divina piel que quiero morder lenta y fuertemente… deshacer en hilitos de algodón de azúcar. Hilitos llenos de jugo agridulce, llenos de la historia de una vida, de un dolor, de una pérdida, de dos vidas, de tres, de diez.

Cuando te escucho atentamente, olvido a momentos que minutos antes te tenía entre las piernas haciendo figuras dentro de mi, gimiendo mariposas debajo de mi piel… es como si fueras otro.

Uno es el que rompe y me pierde y otro, el que me cuenta su crónica. Su vida tan llena de pasión, huida, soledad, lazos familiares rotos, hijos, mujeres, sexo, ilusiones, pérdidas, abandono…

Te escucho tan humano, tan sincero, que me turba no sentirme turbada. No estar cubierta de tabúes ni de miedos al saberte de una, de otra, de mil. ¿Qué quiero de ti? ¿Una noche, un relato, unos orgasmos, una delicioso sabor a lujuria, un amigo con quien compartir? ¿Todo lo anterior?

No lo sé hoy, no lo quiero saber… hoy sólo gime mariposas dentro de mí… 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: